17 febrero, 2013

El Salvador


Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.
Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.
Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.
De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.
Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.


Ap. 19:11-16

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buenos tus posts... soy nuevo en esto, echale un ojo y dime q tal please ;) elcuerdomasloco.blogspot.es

Manuel Sigüeñas dijo...

Muchas veces no nos damos cuenta ni tomamos interés de que en los párrafos de la Biblia nos trata de interpretar hechos que podrían suceder en nuestras vidas.

Publicar un comentario